sábado, 4 de junio de 2011

Oscurece en Edimburgo...

Hace unos días, más concretamente el 26 de mayo de 2011 tuvo lugar la presentación de la novela "Oscurece en Endimburgo". Podría ser una novela cualquiera, pero no lo es. Una de las partícipes de este proyecto literario es Inma Vinuesa, a la cual me une un vínculo común como es el ajedrez que practican sus hijos Pedro, Elena y Ana.


El lugar elegido para dicha presentación fue la sede central de CajaCanarias en Santa Cruz de Tenerife, y reunió los ingredientes necesarios para transportarnos de lleno al mundo descrito en el libro. De entrada esta novela tuvo como madrina a la Elsa López, la cual quedó enganchada desde el primer momento que empezó a leer dicha novela:


La historia tiene una peculiaridad importante,  y es que ha sido escrita por siete entusiastas de la literatura: Inmaculada Vinuesa Suárez, Dácil Martín López, Amando Carabias María, Francisco Concepción Alvarez, Ana Joyanes Romo, Marcos Alonso Hernandez y Anabel Consejo Pano:

La evolución del proyecto es un tanto peculiar, y es que cada capítulo lo iba escribiendo cada colaborador de manera independiente. De esta manera, el siguiente capítulo que le tocaba escribir a cada uno de los componentes, tenía que enlazar la continuación del relato relacionándolo con lo que iban escribiendo sus compañeros en capítulos anteriores.

La presentación del libro tuvo también su punto musical. Como si de una película se tratara, nos iba invitando a adentrarnos en el mundo de Sophie, la protagonista de la historia. Fue una serie de interpretaciones del dueto compuesto por Mark Peters y Martina Warecka:


El propio Mark llegó a pertenecer a la Orquesta Sinfónica de Tenerife. Así que nada mejor que contar con un escocés para ambientar una novela donde toda la trama transcurre en una ciudad como Edimburgo:

Así que, les recomiendo la lectura de esta novela que combina todos los ingredientes necesarios para disfrutar de una historia y unos personajes en los que igual más de uno se siente identificado.

Termino con una tira de fotos de la presentación y un enlace de interés por si quieren indagar más en esta interesante novela:














 

PD: La novela no tiene un final cerrado, así que yo me imagino un nuevo personaje, en ese pub donde Sophie habitualmente pasaba parte de su tiempo, quien sabe si al final en una mesa oscura había un jugador de ajedrez que a través del tablero buscaba soluciones o simplemente esperaba que alguien se acercara para jugar  una partida con él...

5 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Menuda sorpresa. Gracias por esta entrada tan magnífica. Con personas así el proyecto seguirá adelante.
Firmado, el único que faltó :)

Inma Vinuesa dijo...

Gracias David,ha sido todo un detalle por tu parte hacernos esta crónica, sólo queda que disfrutes de la lectura de esta novela tanto como nosotros en elaborarla.
Espero que respires el ambiente que se creó por esas calles de Edimburgo y que, al igual que has hecho con el final del artículo, su lectura te abra la imaginación y continúes creando historias con sus personajes jugando al ajedrez, o maquinando tácticas que le sirvan en sus investigaciones. La vida misma... ¡cómo puede parecerse tanto a una interesante partida!

Dácil Martín dijo...

Tal vez, tal vez... hubiese un jugador en la otra mesa del rincón del Viejo Diván esperando, mientras saborea un pinta y sin quitar el ojo a Sophie, a que alguien le rete en el tablero. Gracias David.
Un abrazo, Dácil

David Henríquez dijo...

Gracias a ustedes...sólo soy un simple trovador de cosas que ocurren...quien sabe si mas adelante me animo a escribir mi propia historia...

Ana J. dijo...

Qué estupenda sorpresa, David!
Muchísimas gracias por tu crónica y por las fotos y por ese final alternativo que ya nos tiene la imaginación puesta en marcha.
Un abrazo fuerte y, ya sabes, a escribir.